Cómo salvar la vida a una yegua en la estepa de Mongolia

En la estepa Mongola normalmente no ocurre nada fuera de lo normal, al menos para los que están acostumbrados a ese tipo de vida, pero para los occidentales que vamos allí a pasar unos días cualquier motivo puede ser causa de sorpresa o de interés.

Recuerdo una mañana que vino el vecino que a llamar la a atención a nuestro jefe Baatar, el problema era que que Baar, su perro, por instinto protector había matado una cabra joven y había le exigía que tenía que pagar, el acuerdo fue rápido, alrededor de 30 dólares si no recuerdo mal y para esa noche ya tenían cena.

Para mí, otra mañana ocurrió algo más sorprendente, habían llegado unos vecinos nuevos con cientos de caballos, el suelo retumbaba como si hubiera un terremoto o algo y se establecieron a unos 500 metros en sus ger, a orillas del arroyo, allí pasaban el día cabalgando y seleccionando a los caballos, los separaban no sé si por edad, tamaño, sexo… me fue imposible comunicarme con ellos por las limitaciones del idioma.

Lo que si tuve suerte es verlos en acción, de repente a la mañana siguiente me asomo por la ventana y veo un caballo tirado en el suelo, como si estuviera muerto, en ese momento cogí mi cámara y me acerqué, justo también de repente vienen 2 mongoles a galope justo donde murió, se quedó a medias y no consiguió expulsarlo, tenía los ojos comidos de los cuervos y la yegua agonizaba del dolor y del esfuerzo.

Los chavales rápidamente se pusieron manos a la obra para tratar de salvar la vida de la yegua, manearon los caballos, se quitaron sus capas y esta es la secuencia que conseguí fotografiar gracias a su consentimiento, ni que decir tiene que sabían bien lo que hacían, que no era la primera vez que lo hacían y sin medios de ningún tipo consiguieron salvar la vida al animal.

Fue una auténtica experiencia el vivir ese momento y felicité a ambos por su gran trabajo, también por dejarme estar allí en medio molestando con mi cámara y mi presencia.

Aquí dejo la secuencia del momento:

¡Comparte esta entrada!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email