De ruta por Bretaña

Hoy os propongo una escapada de 4-5 días a una de las regiones más espectaculares y menos conocidas de Francia, Bretaña y  una de las maravillas de Francia, justo en el límite de Bretaña y Normandía…a fecha de hoy sigue el debate y el conflicto entre vecinos para ver quien es el dueño real, hablo del Mont Saint Michel.

La ruta que hicimos hace un par de años comenzaba en Nantes, allí alquilamos un coche y pusimos rumbo norte a la primera parada que está catalogado como uno de los pueblos más bonitos de Francia, Rochefort en Terre, se tarda aproximadamente una hora y media, la verdad que al entrar al pueblo en pleno otoño, de noche y poder disfrutarlo completamente desierto es un lujo, eso sí, hasta que a las 12 de la noche, sorpresa! Apagaron todas las luces y casi nos quedamos a oscuras por lo cual nos tuvimos que marchar a dormir, pero a la mañana siguiente amaneció totalmente soleado, algo poco habitual en esta zona en pleno otoño y pudimos disfrutarlo en todo su esplendor.

A 38 kms nos encontramos Vannes donde hicimos la siguiente parada, una ciudad medieval con una espectacular muralla y casas del siglo XIV-XV, el cuerpo te pide sin lugar a dudas dar un paseo a la orilla del rio y adentrarse en los antiguos lavaderos de ropa, así como perderse por las callejuelas de la parte histórica.

A 40 minutos en coche, ya muy cerca de la costa se encuentran los alineamientos de Carnac, nada más ni nada menos que alrededor de 4000 menhires!!! separados en 4 localizaciones pero todas al lado, algunos de ellos son de más de 8 metros de altura, en uno de ellos se extienden más de 1200 metros y hay un mirador desde donde poder observarlo mejor. Se trata del mayor yacimiento megalítico del mundo, pero también hay dólmenes, palabra que precisamente procede del idioma de esta zona, gaélico o bretón.

Merece la pena dedicarle un tiempo para caminar entre los megalitos y desde ahí seguiremos de ruta por la carretera de la costa recorriendo pequeños pueblos de pescadores disfrutando de los acantilados y las playas.

El siguiente destino es Locronan, otro de los pueblos que tiene el honor de ser considerado de los más bonitos de Francia y la verdad que no nos extraña, no dudéis en dedicar 2 ó 3 horas y caminar por sus calles, visitar sus comercios, su iglesia y cementerio.

En el extremo occidental, muy cerca de Locronan nos encontramos con lo que era considerado el Finisterre, el fin del mundo conocido, con suerte y si las nieblas no lo impiden se pueden observar varios faros, algunos de ellos tan míticos como el faro de la Vieille, enclavado en una pequeña roca en medio del mar, recomiendo leer su historia y ver fotos porque te deja sin palabras.

Recuerdo que para llegar allí hay que dejar el coche en un parking y caminar sobre 10 minutos, en ese trayecto aparece una estatua que representa a Nuestra Señora de los Náufragos, algo lógico en una zona de fuertes corrientes marinas y donde ha habido multitud de naufragios…

Nuestra inquilina nos recomendó seguir nuestra ruta con la carretera que bordea toda la costa, sencillamente fue un acierto total porque a cada km te sorprendías, tan pronto encontrabas una playa infinita como acantilados enormes, molinos de viento… y así hasta que paramos en el siguiente objetivo, el fuerte de los Capuchinos.

En medio de una roca entre los acantilados encontramos un antiguo cuartel abandonado de la época de Napoleón, un sitio espectacular, estratégicamente situado para defender y atacar cualquier intento de invasión marítima, se pueden ver los restos de las viviendas de los soldados, los túneles, los puestos de los cañones…recuerda un poco a San Juan de Gaztelugatxe.

Para llegar ahí hay que dejar el coche en lo alto del acantilado y caminar aproximadamente 15 minutos, el camino está marcado pero eso sí, una vez dentro hay que tener cuidado con los agujeros y las escaleras en los túneles, recomiendo llevar linterna y ver el atardecer, es realmente impresionante.

La siguiente parada siguiendo todavía más al norte nos lleva hasta Saint Malo, antigua ciudad pirata y donde podemos pasear por uno de los cascos antiguos mejor conservados de Francia, nos decepcionó un poco el hecho de que al ser sábado estuviera lleno de gente, de restaurantes y centros comerciales, pero no por eso no deja de merecer la pena.

No olvidéis hacer una visita al puerto, donde hay una colección de veleros y réplicas exactas de barcos míticos franceses. Es un sitio perfecto para disfrutar de la gastronomía bretona aunque un poco caro.

Después de haber realizado el viaje me recomendaron el que dicen es el mejor sitio del mundo para comer ostras, muy cerca de Saint Malo, por lo visto hay que ir al puerto y te las sirven recién cogidas, 1 euro 1 ostra, las tienen categorizadas por números y si no me equivoco las mejores son las marcadas con el 3, el pueblo se llama Cancale, nos lo anotamos como obligatorio en la lista de pendientes para la siguiente ocasión.

El próximo objetivo era el más deseado de todos, a pocos kms y en la frontera de Bretaña y Normandía encontramos el segundo monumento más visitado de Francia, el Mont Saint Michel, sin lugar a dudas un sitio mágico, una abadía en medio de una roca que cuando sube la marea se convierte en isla, antiguamente sólo se podía acceder con marea baja pero actualmente se ha instalado una plataforma para poder ir en cualquier momento, ver ese monumento iluminado de noche recuerda sin lugar a dudas al castillo de Disney.

No perdáis la oportunidad de recorrerlo tanto de noche como día, si el presupuesto lo permite se puede incluso dormir dentro de la abadía, eso sí, el precio se triplica con respecto a los alojamientos de alrededor.

Nosotros decidimos alojarnos en Pontorson, a unos 6-7 kms y nos dimos 2 auténticos homenajes culinarios de productos típicos lde la zona, mejillones y cordero, el restaurante se llama “La casa de Quentin”, aquí os dejo su enlace en TripAdvisor.

Y ya por último, para finalizar la saturación de tanta maravilla en estos 5 días dejamos para la vuelta a Nantes visitar otros 2 pueblos considerados como los más bonitos de Francia, primero Dinan:

Y Fougerés, que en principio no iba a resultar muy atractivo después de lo que llevábamos recorrido, pero sinceramente fue un gran fin de fiesta y una pena no poder dedicar un poco más de tiempo ya que corríamos riesgo de perder el vuelo, espectacular el castillo, la muralla, el foso alrededor de la muralla como en las películas de caballeros, sólo faltaba que salieran de allí los cocodrilos o incluso el dragón!!! Y también en el interior de la muralla un enorme molino medieval a pleno rendimiento.

Me gustaría contar más detalladamente toda esta ruta porque se quedan muchas cosas pendientes pero tampoco quiero alargar el texto demasiado, ante cualquier duda o pregunta me podéis contactar en el correo. Si tenéis oportunidad de hacer este viaje os aseguro que no os vais a arrepentir y lo recordareis el resto de vuestra vida.

CURIOSIDADES:

¿Sabíais qué según la leyenda del mago Merlín está enterrado en esta zona? Concretamente bajo una gran roca en el bosque de Broceliande.

¿Sabíais que el menhir que lleva Obélix en su espalda procede de los alineamientos de Carnac?

Aquí os dejo un video montaje de la ruta, espero os guste!!!

Y aquí os dejo la ruta en Google Maps.

¡Comparte esta entrada!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email