Buscando focas en Islandia

_DSC4772

Islandia, a medio camino entre Europa y el círculo polar ártico, una isla medianamente joven y en constante cambio, famosa por sus paisajes, por sus cascadas, por los volcanes, las playas negras pero también por ser uno de los países más felices y más avanzado en derechos sociales, encontraréis multitud de artículos de prensa, noticias o blogs en los que os hablarán de todo esto, del círculo dorado, de la carretera Ring Road que bordea la isla, las auroras boreales, geysers y otras muchas maravillas naturales…


Hoy os voy a contar algo diferente pero no por ello menos atractivo, dedicar una pequeña entrega para hablaros dónde poder disfrutar y compartir espacio con focas en plena libertad de una manera responsable y respetuosa.


He estado 3 veces en Islandia y las 3 veces he tenido la suerte de ver y fotografiar focas en su hábitat natural, la playa de Ytri Tunga al noroeste de la isla en plena península de Snafaellsnes, la primera vez fue por pura suerte, íbamos un grupo bastante grande en un voluntariado de proyecto de fotografía, coordinado por www.seeds.is y gestionado desde Madrid por www.ongsci.org,  y como a menudo me gusta ir contracorriente, decidí ir justo al camino contrario al del resto del grupo, tuve la suerte de encontrarme con varias focas, eso sí, arriesgando mi integridad, esquivando olas entre las rocas y evitando en lo posible las algas que lo inundan todo, por cierto, bastante peligroso y resbaladizo, incluso hay agujeros que no se ven y podéis sufrir algún desagradable percance…mucho cuidado si os atrevéis a caminar por ahí!


Lo ideal para que estos animales tan entrañables puedan posar con estilo para las fotos es que la marea esté baja, aposentados en las rocas los podremos ver mirando al cielo respirando aire puro, bostezando, posturas de yoga o incluso alguna mirada de amor! Que más quisiéramos muchos que nos miraran así cada día en nuestra rutina diaria…


El segundo viaje nos lo planteamos de un modo más ambicioso, recorrer la isla en 4×4, incluyendo los Westfjords del norte, es una de las zonas más salvajes y menos conocidas, en invierno es complicado visitarlo ya que la mayoría de las carreteras están cortadas a causa de la nieve, por tanto si alguno decide ir que aproveche de los meses de marzo a octubre.


Aquí os dejo el enlace de uno de los lugares donde poder observar las focas, recomiendo llevar prismáticos ya que este observatorio está un poco alejado de la carretera.

En todo caso también existe la posibilidad de que si se recorren los fiordos por la orilla de la carretera tengamos la suerte de encontrar focas en cualquier sitio tal y como nos ocurrió a nosotros y que pudimos retratar en estas fotos.


Y quién sabe, si aparte de las focas os pueda sorprender algún pariente de Wally saltando en medio del fiordo como en la película! Es una de las mejores zonas del mundo para el avistamiento de ballenas, principalmente en verano, esperemos que los islandeses no hagan como en Japón y vuelvan a cazarlas, no tiene ningún sentido y sería una decepción muy grande.

Aparte de las focas, durante la ruta que os he propuesto, está llena de maravillas naturales, cascadas, glaciares, acantilados, cráteres, volcanes, iglesias en medio de la nada y la montaña Snæfellsjökull en la que Julio Verne establece la entrada al centro de la tierra en su famoso libro.

Como os he comentado antes, si queréis disfrutar de Islandia de una manera diferente y más económica tal y como yo hice en 2 ocasiones os recomiendo echéis un vistazo a los campos de voluntariado que hay durante todo el año y podéis encontrar en la web de esta ong con la que colaboro https://ongsci.org/

Aquí os dejo algunas fotos de lo que podéis encontrar y espero que si hacéis la ruta lo disfrutéis tanto como yo.

¡Comparte esta entrada!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email