El Hierro, la isla del Meridiano 0

DCIM101MEDIADJI_0338.JPG

Viajar a la isla de El Hierro supone pisar el punto más alejado y occidental  tanto de España como de Europa.

Hasta hace poco era la isla más pequeña, solo superado actualmente por la Isla de la Graciosa, pero también es la isla más joven y por sus características la hacen única, especial y muy atractiva para los que quieren escapar del turismo de masas.

Las vistas desde el mirador de la Peña y justo al lado del Parador Nacional te dejan sin palabras.

En líneas generales considero interesante destacar los siguientes datos curiosos:

  • La isla de El Hierro ya era conocida desde tiempos del famoso astrónomo griego Ptolomeo, también aparece registrado en escritos que datan del imperio romano y además se tiene constancia de que el mismo Cristóbal Colón atracó alguno de sus barcos en sus rocosas orillas durante uno de sus viajes a América, consideraba la isla de El Hierro como el límite del fin del mundo conocido.
  • El meridiano 0 cruza la isla de norte a sur y hasta 1884 se usó como uso horario mundial, pero llegaron los hijos de la Gran Brrr. históricamente amigos de lo ajeno, que no tenían suficiente con apropiarse de cosas materiales sino que también se adueñaron de las líneas imaginarias que dividen este hermoso planeta estableciendo su meridiano de Greenwich como nuevo meridiano origen.
  • El Hierro está considerada por la UNESCO como reserva de la Biosfera, ya que añadido a sus especiales características geológicas y climatológicas, es un ejemplo de autoconsumo y de energía limpia, tiene la capacidad de generar la suficiente electricidad para abastecer a toda la isla gracias a los molinos de viento y a una central hidroeléctrica única en el mundo, todo ello se puede contemplar desde un mirador.
La sabina más famosa, imagen de la isla.

Esta casuística de paisajes, de contrastes, de clima, temperatura y colores convierten a esta isla en un destino imprescindible.

Para llegar a El Hierro no hay vuelos directos desde la península y existen 2 opciones:

1º Coger un vuelo interno regional con la empresa Binter que es la aerolínea que opera en Canarias.

2º El Ferry, actualmente es la Naviera Armas  quien hace este trayecto.

En nuestro caso volamos a Tenerife Norte y, desde allí, en coche de alquiler viajamos hasta el Sur de la isla que es desde donde sale el barco, el cual ofrece un servicio diario de ida y vuelta. Para ello es recomendable reservar el billete con antelación y una vez en la agencia de alquiler de coche informar para que en el contrato se incluya el permiso de viajar a otra isla, dicho permiso con CICAR  la agencia que recomiendo y con la que nosotros hicimos el contrato, no supone ningún sobrecoste y te lo facilitan todo al máximo, con un precio muy ajustado y competitivo.

Aquí os dejo una pequeña serie de fotos con los lugares más destacados que visitar en este destino tan poco dado a conocer pero a la vez tan especial y distinto al resto de islas:

El pozo de las Calcosas. Existe la opción de dormir en unas cuevas de este acantilado.
El pozo de las Calcosas visto desde el mar, típicas construcciones herreña y piscina natural creada por la lava.
La ermita de Nuestra Señora de la Candelaria en la localidad de Frontera.
Caminar por bosques encantados como La Llanía es toda una experiencia.
Espectacular sabina retorcida por el viento en lo alto de un acantilado.

Os voy a contar un secreto, para los más valientes:

En los alrededores del Faro de Orchilla (la foto de portada) a la izquierda, según llegas en el cruce  al lado se ven los restos de una antigua edificación, justo al lado  hay un túnel de lava de unos 400 metros por el que caminando recto, en solitario y únicamente alumbrado por la linterna del móvil conseguí ver una luz al final, en medio de un acantilado con este resultado:

Y aquí el final del túnel, pero lo importante es volver, si no quieres o hay un terremoto que te bloquea la salida…solo queda saltar. 🙂

Os dejo el enlace con el vídeo montaje de esta nueva aventura, espero que os guste, que compartáis la publicación y sobre todo que os entren ganas de ir, porque no os arrepentiréis.

¡Comparte esta entrada!